ADAI participó de la IX Conferencia de la Internacional de la Educación para América Latina

La apertura de la IX Conferencia Regional de la Internacional de la Educación para América Latina contó con la intervención de Fred Van Leeuwen, Secretario General de la Internacional de la Educación y de Hugo Yasky, Presidente del Comité Regional de la Internacional de la Educación.

El Movimiento Pedagógico Latinoamericano propone una educación integral, liberadora, inclusiva, solidaria, con equidad de género, laica, gratuita y garantizada por el Estado como un derecho social. Para llegar a este momento de consolidación el Movimiento realizó diversos encuentros regionales, subregionales y nacionales en toda la región.

Yasky, celebró la oportunidad de consolidar el Movimiento Pedagógico Latinoamericano en la tierra de Paulo Freire, e hizo un balance de los desafíos que los educadores enfrentan en los países con gobiernos opresivos como el caso de Colombia, que continuamente reprime a educadores y representantes del pueblo, como la senadora Gloria Ramírez, que está amenazada de muerte en su país.

La docencia está de pie en este momento. Este es el punto más alto de los trabajadores de la educación de América Latina. La resistencia que tuvimos que hacer, pasando por dictaduras y por gobiernos neoliberales en la década del noventa, nos coloca en un momento favorable para consolidar la democracia y luchar por más igualdad social, un avance que conquistamos con lucha”, afirmó Yasky, y asimismo enfatizó “No podemos aceptar que nos impongan un modelo de educación tecnócrata, construido en un escritorio, que no respeta las diferencias regionales, de género, étnicas, entre otras”.

Yasky resaltó la importancia de la integración del continente, de la unión de todos los sindicatos y movimientos democráticos y populares; y que el objetivo común es la construcción horizontal de más libertad para el pueblo latinoamericano. Señaló que en este encuentro “están presentes líderes de todos los países de América Latina y eso muestra que nuestro movimiento creció, se consolidó y está más preparado”.

Luego el politólogo. Emir Sader – Doctor en Ciencias Políticas, y a su vez profesor y sociólogo- brindó una conferencia magistral en torno a dos concepciones que él considera erradas: la educación pensada como formación de profesionales o CEO de empresas privadas y la educación como herramienta para salvar al mundo. Concluyó expresando que el desafío es la articulación entre la educación y el trabajo.

Para Sader, es fundamental que la educación sea capaz de ofrecer al alumno una comprensión subjetiva y objetiva del mundo.
El investigador recordó que, en el sistema capitalista, el trabajador construye la riqueza del planeta pero no decide sobre su destino. La educación necesita, sobre todo, atraer a la juventud, que se ve apartada del modelo de enseñanza actual.

Nunca tuvimos tantos medios tecnológicos y científicos para transformar el mundo a nuestra imagen y semejanza. La juventud que no se interesa por la educación formal que tenemos hoy necesita ser atraída de vuelta para la escuela. Ella precisa tener conciencia social y crítica”, declaró Sader. Uno de los caminos para atender esto es proporcionar a la persona joven una comprensión amplia de los asuntos que, la mayoría de las veces, absorbe como una información rápida en internet. Tiene la información pero no tiene comprensión de eso.
Nuestras escuelas y universidades necesitan combatir la alienación de los estudiantes para que ellos piensen la sociedad que tenemos”. Añadió que el capitalismo “transforma todo en mercancía. Sea la educación o la salud y todo a su alrededor. Ese es nuestro problema fundamental”, afirmó Sader.

En el segundo día del encuentro las conferencias de Adriana Puigross y Carlos Augusto Abicalil dieron el punto de partida para que las y los participantes se dividieran en grupos de trabajo y pudieran sistematizar aportes concretos en la discusión.

Para Puigross puede decirse que la región está en un nivel que atiende a casi toda la niñez y ahora está avanzando en la enseñanza media. Recomendó tomar con cuidado los resultados de institutos de investigación. “Cuando veo investigaciones que dicen que hay mucha deserción escolar en América Latina en los niveles medio y superior me quedo pensando que es lo que están midiendo y qué tipo de calidad es la que nos exigen”, advirtió.

Asimismo, expresó que la deuda histórica del siglo XIX fue superada en el XX. Pero el neoliberalismo, que invadió la educación pública, trajo un retraso en las conquistas alcanzadas hasta hoy. Mantener los avances de los últimos años es fundamental en la lucha contra el poder del mercado.

Contradictoriamente, nuestra sociedad vende la ilusión de libertad absoluta al mismo tiempo en que controla todo de acuerdo con sus intereses”, insistió Puigross, subrayando que la educación no puede deteriorarse en pro del mercado y las evaluaciones. Defendió la inclusión de las mujeres, indígenas y diversos grupos étnicos en el centro del debate ampliando el acceso a una educación igualitaria.

El Movimiento Pedagógico Latinoamericano debe librar debates que nos permitan construir un programa de educación nacional popular y democrático. Para eso necesitamos hacer un balance de las políticas estatales que fueron realizadas en la última década”, resaltó.

Recordando casos de avances significativos, como el de Brasil, Venezuela, Uruguay y la propia Argentina, que hoy tiene un índice de analfabetismo abajo del 2%, Puigross dijo que para superar definitivamente la herencia del neoliberalismo es preciso dar un salto que permita al movimiento liderar la transformación de la educación en el continente, no aceptando ningún retroceso frente a lo que ya fue conquistado hasta aquí.