Charlas y clases abiertas a la comunidad universitaria UNA

ADAI ofrece una serie de charlas y clases abiertas a la comunidad universitaria UNA para reflexionar sobre la situación de emergencia en la que nos coloca un plan de gobierno.

Elsa Drucaroff es escritora, investigadora y docente en la UBA (FFyL). Se doctoró en Ciencias Sociales, y el producto de su investigación fue publicado en 2016 con el título Otro logos. Signos, discursos, política. Es autora de las novelas La patria de las mujeres (1999; Marea, 2014), Conspiración contra Güemes (2002; Marea, 2015), El infierno prometido (2006) y El último caso de Rodolfo Walsh (2010); y del libro de relatos Leyenda erótica (2007). También ha escrito los libros de ensayo Mijail Bajtín. La guerra de las culturas (1996), Arlt, profeta del miedo (1998) y Los prisioneros de la torre. Política, jóvenes, literatura (2011). Dirigió La narración gana la partida, Historia Crítica de la Literatura Argentina, vol. XI (2000). Ha sido traducida y editada en el extranjero. Publicó más de un centenar de artículos literarios en revistas académicas y masivas. Dio cursos y charlas en universidades latinoamericanas, europeas y norteamericanas.

Daniel Santoro es artista plástico y estudió en la Escuela de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Trabajó como realizador escenógrafo en el Teatro Colón entre 1980 y 1991. En 1985 realizó numerosos viajes por Oriente exponiendo en diversos museos y galerías de arte.
Su Manual del niño peronista, fue declarado mejor libro de arte por la Asociación Internacional Críticos de Arte (AICA).
Un Mundo Peronista fue la primera de una serie de muestras en las que comenzó un largo periplo por la historia y la gráfica de este intenso movimiento político popular argentino. Esta muestra generó debates y polémicas que todavía continúan porque, entre otras cosas, cuestionó los alcances y el significado del arte político argentino.

Ambos son referentes importantes de nuestra cultura; y el Martes 16 de Octubre visitan la UNA (Btme. Mitre 1869) para hablar de la Emergencia Cultural.

¡TENEMOS QUE ESTAR!