Clase magistral de Luis Cano en el MALBA

El miércoles 6 de agosto se realizó en el auditorio del MALBA la Clase Magistral del dramaturgo, poeta y director teatral Luis Cano, en el marco de las V Jornadas de Investigación organizadas por el Departamento de Artes del Movimiento del IUNA.

 

En este ciclo de Conferencias, los disertantes reflexionan sobre los modos en que la experiencia del presente puede ser problematizada o traducida en las artes de la representación. Frente al público asistente, Luis Cano señaló que su escritura “empieza con preguntas. Escribir es también plantear problemas. Mi primera escritura literaria fueron las lecturas. No sé lo que es obra, yo trato de descubrir lo que aparece en mi escritura a medida que voy trabajando. Mis obras aparecen, no las planifico. Por eso me gusta pescar, porque nunca se sabe lo que se pesca y yo escribo sin saber”.

 

Siguiendo el eje convocante de las charlas, el dramaturgo y docente del IUNA compartió algunas de sus experiencias y cómo éstas repercuten al momento de escribir o dirigir: “Primero aparece una mancha de humedad y luego la gotera. Escribo sin descanso, acumulando dramaturgia. Los textos siempre llegan ante que el montaje. Una vez escrita, ya no reconozco mi obra. Tengo que ir palpándola, buscando la escena que propone”.

 

Cano, quien recientemente estrenó “El diario de Carmen”, ha escrito y dirigido gran cantidad de piezas teatrales como “El aullido”, “Murmullos”, “Socavón” y “El Prestidigitador”, entre otras. Además, sus obras “Mecanismos del Cortejo” y “Chiquito” fueron llevadas a escena como Proyectos Espectaculares de Graduación del Departamento de Artes Dramáticas del IUNA. “La dramaturgia hace aparecer al mundo, es un aparato del mundo. Hay un pensamiento sobre el mundo que está presente en todas las obras. La primera obra, el primer texto dramático que leí fue Hamlet. A los quince años, me costó bastante entender cómo estaba escrito, pero era algo universal, que pasaba en todas partes. Más tarde Hamlet fue un mapa, una manera de entender el teatro. A veces siento que leo a través de Hamlet, como si fuera una matriz”, dijo.

 

Durante la conferencia, el actor, director y dramaturgo Alejandro Tantanián, quien escribió “La Desilusión” y “Excursión” junto a Luis Cano, leyó una versión reducida de “Un canario”, una de las obras del disertante.

 

En cuanto a los aspectos personales que intervienen en el acto de la escritura, para Luis Cano “escribir es un acto involuntario. Una vez terminada una obra encuentro una razón de ser y a la vez olvido lo escrito. Mientras estoy en el proceso, tampoco sé de qué se trata la obra. Escribir es perderme. Hablo poco, resulto bastante inexpresivo y siempre que me preguntan qué pienso, tardo en contestar y vuelvo muy lentamente, porque estuve viajando, escuchando las voces amortiguadas que imagino. Hubo un tiempo en que no pude conectarme de manera vital con el teatro, mi escritura salía entrecortada, como telegráfica. Por eso pienso que la escritura es un estado mental”, concluyó.

 

Fuente: Noticias IUNA

Foto: Ernesto Donegana