Declaraciones de Carlos De Feo en Página/12 sobre las negociaciones salariales

El Secretario General de CONADU, Carlos De Feo fue consultado por el diario Página/12 sobre los reclamos de mejoras salariales para los docentes universitarios y el pedido de la apertura de la mesa de negociación colectiva. Al respecto, De Feo declaró:“Pensamos en una recomposición salarial que permita mantener el poder adquisitivo de nuestro sector. Para nosotros la inflación del año está entre el 20 y el 25 por ciento, y ése es el porcentaje (de aumento) que vamos a pedir.”

A continuación reproducimos la nota publicada en Página/12…

El turno de los profesores

Las tres federaciones del sector piden la apertura de las negociaciones con el Ministerio de Educación y los rectores del CIN. Los reclamos de mejoras salariales van desde poco más del 20 por ciento hasta el 35 por ciento.

Tras el cierre de la paritaria docente nacional, ahora los gremios de los profesores universitarios buscan comenzar su propia mesa de negociación colectiva. Además del Ministerio de Educación participará de la discusión el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el órgano que reúne a los rectores de universidades nacionales. Página/12 dialogó con dirigentes de los tres gremios universitarios de alcance nacional –Conadu, Conadu Histórica y Fedun–, que anticiparon sus reclamos. Hasta el momento no hubo convocatoria oficial para iniciar la paritaria, motivo que llevó a la Conadu Histórica a convocar a un paro nacional para el próximo jueves.

“Pensamos en una recomposición salarial que permita mantener el poder adquisitivo de nuestro sector –dijo el secretario general de Conadu (CTA), Carlos de Feo–. Para nosotros la inflación del año está entre el 20 y el 25 por ciento, y ése es el porcentaje (de aumento) que vamos a pedir. Pero tan importante como discutir el salario, es plantear un régimen de carrera docente –consideró–. Una carrera docente que genere estabilidad y permita mejorar la calidad académica, con evaluaciones periódicas.”

Además, De Feo planteó la necesidad de “mejorar los programas de capacitación para docentes”. La propuesta busca redireccionar los fondos de Educación para la finalización de los posgrados de los docentes en base a tres criterios: que sus beneficiarios sean mayores de 35 años, que los posgrados sean “pertinentes”, de “interés público”, y que se concedan con un “criterio federal”, para que abunden las becas en las universidades con más profesores sin finalizar sus maestrías o doctorados. “Hay que pensar también cómo mejorar las condiciones laborales de los docentes de los primeros años, porque ahí se pierden la mayor cantidad de alumnos”, sostuvo. “Hay varias formas de atacarlo, por ejemplo ampliando la dedicación de los docentes con vistas a la retención de los alumnos”. La Conadu aspira a “comenzar la semana que viene las reuniones formales” con el ministerio y los rectores. De Feo se mostró “optimista”, ya que “estamos dentro de los tiempos esperados”.

La Fedun (CGT) también puso sobre la mesa “la inflación real” como pauta para iniciar la discusión salarial: “No tenemos una cifra concreta”, dijo su titular, Daniel Ricci, pero “tiene que estar por arriba de la inflación del supermercado. Esperaremos la proposición del Gobierno para trabajar en base a eso”. Como una política para “reconocer salarialmente a los docentes que hacen mayor esfuerzo por capacitarse”, la federación pretende incluir en la paritaria un incremento del plus por capacitación. Según explicó Ricci, pedirá que el adicional por doctorado pase del 15 por ciento (del salario básico de cada categoría docente) al 30 por ciento, el de maestría del 5 al 20, y que se agregue un 10 por ciento por especializaciones. La Fedun solicitará, además, la incorporación de los incentivos a los docentes investigadores dentro del sueldo básico. Es un adicional que “viene de la década del ’90, y es la última cifra que quedó en negro”, indicó Ricci. Otro punto es el reclamo para que se eleve el mínimo no imponible para Ganancias y que “se paguen las asignaciones familiares por igual a todos los docentes”, porque “un gran porcentaje de docentes devuelve parte de su salario por el impuesto, y cada vez son mayores los docentes que no perciben las asignaciones”.

La Conadu Histórica (también en la CTA, alineada con el sector de Pablo Micheli) ya convocó un paro nacional el martes 6 y ayer resolvió convocar otro para el jueves 22: “Pese a haber presentado el petitorio con el pliego de reivindicaciones de la federación en el Ministerio de Educación, hasta el momento no hemos recibido respuesta alguna ni convocatoria formal a la primera reunión” de la paritaria, dijo su titular, Claudia Baigorria. La Conadu Histórica exige un aumento salarial “no inferior al 35 por ciento”, que implicaría 3100 pesos para el cargo testigo. También buscará incluir en el debate la eliminación del alcance de Ganancias sobre los salarios docentes. Baigorria reclamó el “cumplimiento de la ley de jubilaciones del 82 por ciento móvil” y el pago del adicional, “sin excepciones”, de los docentes con dedicación efectiva y exclusiva. El jueves 29, una semana después del paro, la Histórica realizará un nuevo plenario para analizar la “continuidad de las medidas en caso de no haber recibido respuestas”.