El aumento salarial oscila en un 29% con el cobro de la tercera cuota

El acuerdo salarial logrado a principios de año por CONADU alcanza un porcentaje del 28% para el cargo de Ayudante de Primera, y un 30,65% para el cargo de profesor Titular con el cumplimiento de esta tercera cuota del aumento.

 

En el mes de octubre, los docentes universitarios cobrarán la tercera cuota del aumento salarial derivado del acuerdo paritario alcanzado el 6 de abril del corriente que estipuló un incremento que alcanzó un mínimo del 28% para el cargo de Ayudante de primera, y un valor del orden del 30,65% para el cargo de Profesor Titular, realizándose, de este modo, la propuesta inicial de CONADU.

 

El cobro de este tercera etapa del aumento salarial significa la concreción de la propuesta realizada a principios de este año por la Federación Nacional de docentes Universitarios (CONADU) y apoyada por FEDUBA, e implica un aumento del 5% para el cargo de Ayudante de Primera y de un 7,65% para el cargo del Profesor Titular (ya que un 23% es el resultado del aumento adquirido en las dos primeras etapas).

 

Por último, la diferencia del porcentaje percibido entre los cargos responde al nomenclador que pasa en esta tercera etapa al 1,67%.

 

El cobro de la tercera cuota del aumento salarial acordado a principios de año significa la concreción de una reivindicación llevada adelante por CONADU en tanto representante de los docentes universitarios, que se traduce en un alza del 30% de los salarios del sector.

 

En este sentido, y con la finalización de las tres etapas, se cumple la propuesta original de CONADU en cuyos objetivos se encontraba una recomposición salarial del orden del 30% en consonancia con el proceso de recuperación iniciado en el 2004.

 

Carlos De Feo, a fines de marzo de 2011 y en pleno proceso de negociación slarial planteaba que “Sería una mejora en la situación de miles de trabajadores y avanzaría sin duda en una más justa distribución de la riqueza en nuestro país. Reconocemos los logros, celebramos los avances y vamos por más. Los argentinos necesitamos una universidad pública capaz de ser la usina del pensamiento que construya un modelo de país justo, soberano e independiente. Defender la universidad pública es defender la dignidad de los trabajadores de la educación.”