Paro Nacional Universitario – 28 y 29 de Mayo

Docentes, Artistas e Investigadores de la UNA venimos sosteniendo un plan de resistencia, acción y lucha contra la política de ajuste y represión del gobierno de Cambiemos.
La justa defensa de nuestro salario y la exigencia de paritarias libres y abiertas no es más que la punta del iceberg. En la base del problema está la obligación del Estado de financiar la educación pública.
En manos de un gobierno económicamente neoliberal y políticamente reaccionario, heredero de las clases oligarcas y socio de los grupos concentrados de poder financiero, el Estado se adelgaza y corre el peligro de desaparecer bajo un discurso mediático que lo tilda de “ineficiente”, “antiguo”, “corrupto”.
Nosotrxs, en cambio, nos sabemos herederos de una educación pública, laica y gratuita, garantizada por un Estado al servicio de la justicia social. No “caímos” en la educación pública; nos honramos en ella y la defendemos.
Por eso, hace dos años, junto a la Federación que nos agrupa, CONADU, comenzamos a elaborar una sistemática defensa de los principios y los derechos conquistados para y por la educación y la universidad públicas.
Sin embargo, frente a la crisis económica y los embates autoritarios del gobierno, que en este año 2018 está llegando a puntos extremos, todo el sistema educativo en general está integrándose a una red más amplia de trabajadorxs: estamos con los cooperativistas, con las organizaciones sociales, con lxs trabajadores del subte, con las fábricas cerradas y los empleados suspendidos.
Porque la Universidad que queremos es una fábrica que sueña, piensa y produce conocimiento y formas de representación social de un sujeto colectivo: el pueblo.

Este mes de mayo nos encontró muy unidos y presentes en un plan de lucha. Participamos de clases públicas, nos encontramos y discutimos sobre nuestra realidad, salimos a la calle y marchamos. Ese plan tuvo un momento histórico fundamental: la inmensa muchedumbre que celebró la Patria diciendo “No al ajuste y al FMI”, el 25 de mayo. También allí nos encontramos para cantar, unidas todas las voces, el Himno Nacional Argentino.

El gobierno, aislado, encerrado tras vallas de seguridad y rodeado de un inmenso aparato represivo hecho de policías, gendarmes y militares, va desnudando su negligente indiferencia, su ineficacia política, su soberbia, su miedo.

No podemos distraernos ni cansarnos.
Frente a una paritaria detenida, con un salario indigno, seguimos exigiendo: Aumento Salarial, y mayor presupuesto para la Universidad.

Por eso, ADAI confirma y sostiene el 28 y 29 de Mayo: Paro Nacional Universitario